Desafíos para enfrentar el COVID-19 en América Latina y el Caribe

28 de marzo, 2020

 

El nuevo coronavirus aterrizó en Latino América y el Caribe (LAC) el 26 de febrero, en Brasil. Desde entonces, los gobiernos de toda la región han tomado una serie de medidas para proteger a sus ciudadanos contra la pandemia. Pronto, veremos si las trayectorias de infección imitan a las de los países asiáticos y europeos.

Los informes sobre la pandemia actual muestran que la tasa de letalidad varía ampliamente de un país a otro en todo el mundo, de solo 0.3% en Alemania, 0.5% en Corea del Sur, 0.9% (resto de China) a 7.7% en Italia (CDC Europeo). Varios factores juegan un papel, entre ellos la estructura de edad, las condiciones de salud subyacentes de los infectados, la capacidad del sistema de salud y las estrategias adoptadas para reducir la tasa de transmisión.

 

La estructura de edad podría estar a favor

Para muchas enfermedades infecciosas, los niños pequeños tienen mayor riesgo. Este es el caso de la malaria, endémica (que se encuentra regularmente entre personas en ciertas áreas) en la región LAC: la mayoría de las muertes son en niños menores de 5 años. Para los casos de COVID-19, esto es lo contrario.

Hasta el 24 de marzo, más del 80% de las muertes en China, Corea del Sur, España e Italia se produjeron entre personas mayores de 60 años (CDC Europeo). Este grupo de edad representa el 15, 18, 24 y 28% de la población en esos países, respectivamente. En la región de LAC, representan el 11% de la población (división de población de la ONU, 2015).

 

Desafíos que amenazan con exacerbar la situación de salud

 

Frente a una baja capacidad del sistema de salud

La capacidad sanitaria es de gran importancia para responder a la pandemia. Corea del Sur y Alemania tienen una capacidad de camas de hospital considerablemente buena (12 y 8.2 por cada 1,000 personas, respectivamente), en comparación con China (3.8), España (3.1) e Italia (3.4). Las perspectivas no son alentadoras para los países de la región LAC. Excepto Argentina (4.7) y Cuba (5.3), la mayoría de los países tienen menos de 2 camas (por cada 1,000). Muchas de las áreas rurales tienen un número cercano a cero (Banco Mundial, 2014).

Aproximadamente ¼ de los casos graves y críticos de pacientes con COVID-19 requieren tratamiento en unidades de cuidados intensivos (OMS). Pero, por ejemplo, Colombia, con una población de 50 millones, tiene solo 5,300 camas de cuidados intensivos. La ocupación habitual del hospital es superior al 90%. De hecho, los hospitales redujeron el 50% de la ocupación de las unidades de cuidados intensivos posponiendo cirugías no vitales y extendiendo la atención domiciliaria.

El gobierno nacional y las empresas privadas han desarrollado una estrategia para duplicar la capacidad de enfrentar la pandemia. El plan considera (i) que los hospitales que operan actualmente reciben la mayoría de los pacientes gravemente enfermos, y (ii) la adaptación de los hospitales abandonados, hoteles y edificios de ferias comerciales en «hospitales de campaña» o unidades médicas móviles que reciben pacientes sin complicaciones. Solo en la capital, Bogotá, el plan considera aumentar 5 veces la capacidad de cuidados intensivos este mes. Esta estrategia podría costar entre 62 y 125 millones de dólares estadounidenses.

Incluso si este plan de 10,000 camas de cuidados intensivos está listo para abril, también podría ser insuficiente si el virus se propaga a tasas aceleradas. Desde el 24 de marzo, el país comenzó una cuarentena que durará al menos hasta el 13 de abril. Hoy, Colombia reportó 608 casos, 327 importados y 6 muertes. Bajo un escenario muy optimista durante la cuarentena, una persona transmite la enfermedad a 1.5 (tasa de transmisión), estimando alrededor de 50,000 infecciones confirmadas y 700 muertes para el 20 de abril. El escenario podría ser mucho más dramático si la tasa de transmisión es más alta, por ejemplo 2 o 3, terminando en 200,000 o más infecciones confirmadas, lo que dependerá de las medidas efectivas para mantener el distanciamiento social.

 

Dada la baja capacidad de los sistemas de salud en la mayor parte de la región LAC y la prevalencia de otras enfermedades graves, COVID-19 podría abrumar rápidamente los sistemas.

 

Diagnóstico centralizado

Es importante destacar que las pruebas permiten a las personas infectadas recibir la atención que necesitan y tomar medidas para reducir la probabilidad de infectar a otros. Las pruebas también ayudan a los trabajadores de la salud a identificar y aislar los contactos de las personas infectadas, lo cual es crucial para contener la pandemia.

Quizás lo más importante es que las pruebas permiten comprender la propagación de la enfermedad y el riesgo para las personas infectadas. Con base en esta evidencia, los líderes pueden tomar medidas efectivas para frenar la propagación de la enfermedad. La mejor estrategia para enfrentar una enfermedad que se propaga fácilmente y no mata a muchos de los infectados, es muy diferente a la mejor estrategia para enfrentar una enfermedad que se propaga más lentamente y es más mortal.

La capacidad para las pruebas de COVID-19 sigue siendo baja en muchos países del mundo (OMS). Por esta razón, todavía no tenemos una buena comprensión de la propagación de la pandemia (CDC Europeo). El método de prueba estándar es laborioso, con horas para obtener el resultado, requiere laboratorios especializados y personal capacitado. Debido a la gran demanda, los innovadores lanzaron nuevas pruebas de diagnóstico serológico rápido. Pero el corto período de tiempo desde el comienzo de la epidemia no ha permitido evaluaciones de precisión de las pruebas rápidas en diferentes entornos.

La mayoría de los países de la región LAC dependen de laboratorios especializados para el diagnóstico de COVID-19 en las capitales. Esta no es la mejor opción. El transporte de las muestras lleva mucho tiempo en países grandes. Algunas personas necesitan hacerse la prueba varias veces. Puede haber un mal manejo y envío de muestras.

Por ejemplo, en Colombia, el Instituto Nacional de Salud tiene la capacidad de evaluar 3.000 pruebas diarias, pero solo reciben 500 muestras. Esperan una llegada masiva de muestras para la confirmación del caso, por lo que han capacitado a un total de 22 laboratorios en el territorio para apoyar el diagnóstico. Estos laboratorios incluyen universidades, laboratorios clínicos y centros de investigación que realizan métodos de investigación rutinarios, cumplen con los requisitos reglamentarios y personal con la capacitación requerida. Sin embargo, la mayoría de ellos se encuentran en las principales ciudades. Deben evaluarse soluciones que incluyan pruebas precisas de detección rápida, especialmente en áreas rurales aisladas.

 

Dado que el número de casos confirmados es solo un subconjunto del número total real de casos. Sin pruebas masivas, estamos subestimando o sobreestimando el escenario real de las personas infectadas y los riesgos.

 

Los líderes de la región LAC enfrentan algunos desafíos que amenazan con exacerbar la situación de salud

 

Distanciamiento social

Aunque las personas están relativamente dispersas en las zonas rurales de la región LAC. No es simple mantener a las personas separadas en muchas ciudades latinoamericanas densas. Los medios fortalecieron las campañas para comunicar información sobre el distanciamiento social a fin de cambiar el comportamiento, pero es un desafío en los sistemas de transporte público apretados. Además, las personas pueden negarse a cumplir con las instrucciones del gobierno. Esto subraya las grandes diferencias entre las culturas orientales y occidentales, la disciplina y el acatamiento de las especificaciones del estado.

 

Economía

Además de los riesgos para la salud, también habrá un impacto económico. Aunque la escala del retroceso es incierta, las expectativas de crecimiento del PIB mundial para el año se redujeron de 2.9 a 2.4% (OCDE, 2 Marzo). En una tormenta perfecta para las economías, la caída de los precios del petróleo ha provocado la caída de los mercados y monedas de América Latina. El PIB regional podría contraerse -1.8%, lo que podría conducir al desempleo en la región aumentando en un 10% (CEPAL).

Los países están comenzando a tomar iniciativas políticas en esta dirección. Por ejemplo, algunos países obtuvieron fondos adicionales para gastos de salud, incluidos Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Paraguay, Uruguay, Costa Rica y Guatemala. Además, Uruguay, Brasil, Argentina, Perú, Colombia, Guatemala y El Salvador anunciaron paquetes económicos para apoyar a la población socialmente vulnerable. Mientras que Brasil, Chile y República Dominicana desplegaron fondos para el mantenimiento del empleo.

Los países deben proteger a sus empresas para que, a su vez, apoyen el empleo. El gobierno puede relajar las regulaciones, por ejemplo, autorizar vacaciones y suspender las contribuciones de impuestos laborales.

 

Sector económico informal

Muchas personas en la región LAC dependen de los salarios diarios para sobrevivir, lo que les hace imposible quedarse en casa durante la cuarentena. Agravado por el cierre de escuelas que interrumpen los programas de nutrición escolar. El crimen puede aumentar a medida que crece el desespero entre las personas. Muchos gobiernos locales abogan por implementar toques de queda. Pero esto podría imponer restricciones a las libertades de los ciudadanos que podrían volverse bastante severas.

 

Desigualdad socioeconómica existente

La propagación de la enfermedad también podría aumentar la inequidad social, de la misma manera que el VIH, la tuberculosis, el dengue y las enfermedades crónicas tienen un gran impacto en poblaciones específicas vulnerables y marginadas.

 

Comentarios finales

 

  • Es hora de que la comunidad internacional apoye el colapso del sistema médico en Venezuela, que no puede manejar un brote de COVID-19 por sí solo y es un peligro potencial para la región.
  • La capacidad del sistema de salud podría erosionarse aún más si un gran número de trabajadores de la salud se enferma. Los países deben garantizar que estos profesionales tengan suficientes materiales de seguridad y salarios dignos para enfrentar esta crisis.
  • Son necesarias soluciones como las pruebas de detección rápidas. Sin embargo, las autoridades reguladoras deben alentar los estudios de precisión de estas pruebas rápidas en diferentes entornos y regiones.
  • El fortalecimiento de la capacidad sanitaria y de diagnóstico es costoso. Además, todos los países del mundo luchan por los equipos y reactivos de laboratorio existentes para combatir COVID-19. Los gobiernos locales deben alentar a los innovadores y fabricantes locales a crear alianzas globales para garantizar la producción de las herramientas necesarias.
  • En general, los gobiernos nacionales están inyectando una gran parte de los subsidios a la población de bajos ingresos. Sin embargo, podría no ser suficiente por un largo período de tiempo. Por lo tanto, es necesario coordinar una respuesta coherente con grupos globales que incluyen agencias de la ONU, gobiernos, donantes, ONG y empresas.
  • Es esencial involucrar a los líderes comunitarios de las poblaciones marginadas en la respuesta para garantizar que las comunidades entiendan y adopten las medidas.

 


 

Respuestas de los gobiernos y medidas económicas

Hasta el 27 de marzo, esta es la situación en los países de la región de ALC

 

Fuente: Centro de Ciencia e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins. CDC europeo: última actualización de situación en todo el mundo.

Los nuevos casos diarios confirmados son más altos en Panamá (19.9, por millón de personas), Ecuador (10.8), Bahamas (10.1), Barbados (20.8) y Antigua y Barbuda (40.8) que el resto de la región LAC (entre 0 y 8). Mientras que Estados Unidos presenta la tasa más alta en las Américas con 50.7.

En términos de nuevas muertes diarias confirmadas debido a COVID-19, es mayor en Panamá, Ecuador y Honduras que en el resto de la región, con 0.7 – 0.28 y 0.1 (muertes por millón de personas), respectivamente.

El colapso del sistema médico en Venezuela no puede manejar un brote de COVID-19 por sí solo y es un peligro potencial para la región.

 

 

Brasil

3.417 casos confirmados. El país informó el primer caso el 26 de febrero. La cuarentena comenzó el 25 de marzo. El gobierno anunció 5.000 vacantes para médicos y la creación de 2.000 nuevas camas de cuidados intensivos. La prueba COVID-19 es un procedimiento obligatorio en los planes de seguro de salud.

El 27 de marzo, el gobierno federal anunció el pago de dos salarios mensuales para los trabajadores empleados por pequeñas y medianas empresas.

 

Chile

1,909 casos confirmados. El país confirmó su primer caso el 3 de marzo. Desde el 19 de marzo, el gobierno estableció una cuarentena nacional y toque de queda, prohíbe las reuniones en espacios públicos, controla la distribución de las necesidades básicas, durante 90 días. Desde el 25 de marzo, los puntos de control de salud aseguran las reglas de cuarentena en Santiago y 7 municipios.

Además, el gobierno estableció un costo máximo de 30 dólares para la prueba COVID-19 en centros de salud privados; y anunció 8.700 millones en 2020 para ayudar a financiar el paquete de emergencia para proteger los empleos. El presidente anunció un plan de ayuda económica de 11.700 millones, aproximadamente el 4,7% del PIB anual.

 

Ecuador

1,627 casos confirmados. El país informó el primer caso el 29 de febrero. Desde el 15 de marzo, los extranjeros ya no pueden ingresar al país y se impuso un toque de queda nocturno. El gobierno está proporcionando pruebas de diagnóstico gratuitas para cualquier persona con síntomas y un mayor servicio de Internet y de datos telefónicos.

El 17 de marzo, el presidente anunció que los pagos de la seguridad social se pospondrán por 90 días. Además, los impuestos se diferirán para el turismo, los sectores de exportación y las pequeñas empresas.

 

Panamá

786 casos confirmados. El 9 de marzo, se confirmó el primer caso. El 24 de marzo, se declaró la cuarentena nacional. Las fuerzas armadas nacionales cerraron todos los puntos de entrada no oficiales en la frontera con Costa Rica. Los bancos están posponiendo los pagos de hipotecas y préstamos hasta el 31 de diciembre. Las personas que han perdido sus empleos no pagarán los servicios públicos durante los próximos 3 meses. Cada uno de los 23 consejos comunitarios obtendrá 25,000 dólares en fondos de emergencia. Panamá sentirá el impacto a medida que la pandemia continúe impactando el comercio, ya que el 5% del comercio mundial pasa por el Canal.

 

República Dominicana

719 casos confirmados. El primer caso confirmado se informó el 1 de marzo. El 19 de marzo, el país cerró sus fronteras durante los siguientes 15 días y pidió la suspensión de la mayoría de las actividades comerciales y culturales. El 26 de marzo, el gobierno anunció una expansión del toque de queda en todo el país hasta el 3 de abril.

El Banco Central aprobó 1,5 mil millones en crédito para bancos y 622,4 millones para industrias de exportación. El gobierno anunció un paquete económico de 591,200 para aliviar las pérdidas salariales y la inseguridad alimentaria.

 

Mexico

717 casos confirmados. El país confirmó el primer caso el 28 de febrero. Desde el 20 de marzo las escuelas están cerradas hasta el 20 de abril, el viaje no esencial a través de la frontera con los Estados Unidos está restringido. El 23 de marzo, la OMS predijo que el país enfrentará 600,000 casos de COVID-19 potencialmente mortales. El 24 de marzo, el gobierno suspendió las reuniones de más de 100 personas durante 1 mes y las actividades laborales que requieren que las personas viajen.

El gobierno proporcionó 180 millones de dólares para ampliar la capacidad de hospitalización y desplegar miles de profesionales de la salud. El gobierno anunció un fondo de 1 millón de dólares para préstamos a bajo interés para pequeñas empresas y que las personas mayores obtendrían un anticipo en sus próximos 2 depósitos de pensiones.

 

Argentina

690 casos confirmados. El país informó su primer caso el 3 de marzo. El gobierno cerró las fronteras e impuso la cuarentena obligatoria desde el 20 de marzo hasta el 31 de marzo. Se implementó el ingreso familiar de emergencia de 157 dólares en abril. Los salarios se incrementaron en 470 dólares para trabajadores médicos en hospitales públicos y privados.

 

Perú

635 casos confirmados. El 6 de marzo, se informó el primer caso. El gobierno declaró una cuarentena nacional del 15 de marzo al 12 de abril, y un toque de queda nocturno

635 casos confirmados. El 6 de marzo, se informó el primer caso. El gobierno declaró una cuarentena nacional del 15 de marzo al 12 de abril, y un toque de queda nocturno desde el 19 de marzo. 2 días después, 8,000 personas fueron arrestadas por violar el toque de queda y las restricciones de movimiento.

El gobierno compró 1,4 millones de pruebas rápidas de coronavirus. 3 millones de hogares de bajos ingresos recibirán pagos de aproximadamente 100 dólares. Habrá grandes pérdidas económicas debido al cierre de las atracciones turísticas. Solo mantener Machu Picchu cerrado dos semanas representa una pérdida de 100 millones de dólares.

 

Colombia

539 casos confirmados. El país confirmó el primer caso el 6 de marzo. La enfermedad se propagó y la respuesta del gobierno se discutió anteriormente. Las medidas económicas consideran subsidios de 40 dólares a 3 millones de familias de bajos ingresos, una inversión pública de 1.5 millones en atención médica, el despliegue de 2.500 profesionales de la salud, la distribución de 23 toneladas de alimentos y 96 millones de galones de agua a poblaciones vulnerables y la reducción para pagos de préstamos estudiantiles.

En conjunto con la cuarentena nacional desde el 24 de marzo hasta el 13 de abril, el gobierno anunció la devolución acelerada de impuestos, la eliminación de los impuestos a la importación de suministros médicos y tecnología, el restablecimiento de los servicios de agua, un período de gracia para los pagos de hipotecas y préstamos para pequeñas y medianas empresas. empresas de gran tamaño y líneas especiales de crédito para los sectores de agricultura, turismo y aviación. Además, la autoridad reguladora nacional, INVIMA, ha simplificado el proceso para importar dispositivos médicos, reactivos, medicamentos y productos de higiene.

Un factor preocupante es la migración. Se estima que 35,000 personas cruzan la frontera con Venezuela diariamente. Muchos venezolanos buscan suministros básicos y tratamiento médico debido a la prolongada crisis económica.

 

Costa Rica

263 casos confirmados. Costa Rica fue el primer país centroamericano en confirmar un caso el 6 de marzo. Desde el 18 de marzo, los ciudadanos se someten a una cuarentena de dos semanas. Se declaró un estado de emergencia, cerrando sus fronteras hasta el 12 de abril. Las autoridades nacionales cerraron todas las playas y centros religiosos, impusieron una restricción nocturna de automóviles y, si los residentes extranjeros abandonan el país, perderán automáticamente el estatus migratorio.

La legislación de desgravación fiscal considera el Impuesto al Valor Agregado, los impuestos a las ganancias, los impuestos selectivos al consumo y los aranceles sobre las mercancías importadas (abril – junio). Costa Rica recibió un paquete de ayuda de 1 millón del Banco Centroamericano de Integración Económica para combatir el virus. La pandemia tendrá un impacto significativo, ya que el turismo representa el 8% del PIB.

La migración también es una gran preocupación. Durante la tarde del 24 de marzo, las autoridades de Costa Rica transfirieron a 2.600 migrantes con destino a Estados Unidos, principalmente africanos y haitianos, desde Panamá a la frontera con Nicaragua. Los controles de salud mostraron que para entonces ninguno de ellos mostraba síntomas de coronavirus. Posteriormente, Nicaragua cerró puntos de entrada no autorizados en la frontera compartida.

 

Cuba

119 casos confirmados. El país informó los primeros tres casos el 11 de marzo. El 21 de marzo, Cuba envió a 52 médicos y enfermeras a Italia para ayudar, mientras este país continúa su batalla contra la pandemia. El 23 de marzo, el gobierno anunció el cierre de las escuelas hasta el 20 de abril. El gobierno también suspendió los viajes a través de las islas y las actividades turísticas indefinidamente. Los residentes cubanos que regresen deben permanecer en cuarentena durante dos semanas.

El 26 de marzo, el gobierno anunció la suspensión temporal de más de 16,000 licencias de trabajo para empresarios, propietarios, trabajadores por contrato, trabajadores de restaurantes y artesanos. El gobierno cubano reclutó a la industria textil local para fabricar máscaras de tela.

 

Honduras

95 casos confirmados. El país confirmó sus dos primeros casos el 11 de marzo. El 15 de marzo, el gobierno cerró las fronteras e impuso el toque de queda durante 7 días. A partir del 23 de marzo, todos los mercados de todo el país estaban cerrados al público. El gobierno anunció un programa destinado a dar a 800,000 familias alimentos y productos de higiene cada dos semanas durante los próximos 30 días.

 

Bolivia

74 casos confirmados. El país informó los dos primeros casos el 10 de marzo. Las fronteras están cerradas hasta el 15 de abril. La cuarentena nacional comenzó el 22 de marzo y finalizó el 4 de abril.

 

Paraguay

56 casos confirmados. El país confirmó el primer caso el 7 de marzo. Los eventos públicos se suspendieron el 10 de marzo. Desde el 24 de marzo hasta el 12 de abril, se suspenden los vuelos entrantes. El gobierno gastó 800,000 dólares para construir dos nuevos hospitales con 200 camas y 81 millones para medidas de salud.

 

Guatemala

32 casos confirmados. El país denunció el primer caso el 13 de marzo. A partir del 17 de marzo, el gobierno cerró las fronteras, suspendió todas las formas de trabajo, prohibió los eventos y detuvo el transporte público. El 21 de marzo, se impuso un toque de queda nocturno hasta el 29 de marzo.

El gobierno anunció un fondo de 30 millones de dólares para contener COVID-19, más un préstamo de 480 millones para cubrir programas de ancianos, salud, empleo y seguridad durante la emergencia.

 

El Salvador

19 casos confirmados. El país informó el primer caso el 18 de marzo. El país está en cuarentena desde el 11 de marzo durante 51 días. El presidente sugirió que los estudiantes de medicina del último año podrían comenzar a apoyar los esfuerzos médicos. El gobierno está convirtiendo hoteles en hospitales para atender a 12.800 personas infectadas. Se anunció un subsidio de 300 dólares por casa para aproximadamente el 75% de los hogares salvadoreños. Los precios de los bienes básicos se congelaron.

 

Nicaragua

4 casos confirmados. El país informó el primer caso el 18 de marzo. El gobierno prohibió los funerales para quienes mueren por el virus. Hasta ahora, el gobierno no ha implementado cuarentenas, suspensiones escolares o restricciones de viaje. Varias empresas locales decidieron cerrar para proteger a su personal y clientes.

 

Uruguay

274 casos confirmados. El país reportó sus primeros cuatro casos el 13 de marzo. El mismo día que el gobierno anunció una emergencia de salud, cerró las fronteras y las escuelas, suspendió los vuelos entrantes desde Estados Unidos y Europa, prohibió las paradas para cruceros y eventos públicos importantes. Después de 4 días, el gobierno cerró completamente las fronteras con Argentina y 5 días después con Brasil, al menos 30 días.

El gobierno anunció la extensión de los plazos de pago de impuestos, la inyección de 22 millones a programas sociales, más 55,000 para trabajadores mayores de 65 años. El gobierno creó un fondo para cubrir los gastos causados ​​por la pandemia, recortando una parte del gasto público y las pensiones de los trabajadores públicos, ministros y legisladores durante al menos dos meses.

 

Venezuela

113 casos confirmados. El país informó los dos primeros casos el 13 de marzo, 5 días después cerró las escuelas, suspendió los vuelos desde Europa y Colombia durante un mes. El 16 de marzo, la cuarentena social se impone en todo el país.

El sistema de salud está en crisis. Ellos cerraron hospitales o mantuvieron algunos funcionando parcialmente sin acceso regular a electricidad o agua.

Mientras que China es el mayor defensor del régimen del presidente. El Fondo Monetario Internacional denegó un préstamo solicitado por el presidente por 5 mil millones para enfrentar la emergencia. El gobierno interino, apoyado por el Banco Interamericano de Desarrollo y EE. UU., Ejecutó la primera línea de acción entregando 3.500 kits de protección al sector de la salud. Más tarde, el régimen del presidente activó el transporte aéreo permanente con China para combatir COVID-19. El país recibió 4.000 kits de diagnóstico de prueba, medicamentos y trajes de seguridad.

 


Otras naciones y territorios

Se han confirmado casos en Antigua y Barbuda, Aruba, Bahamas, Barbados, Belice, Islas Caimán, Curazao, Dominica, Guayana Francesa, Granada, Guadalupe, Guyana, Jamaica, Martinica, Montserrat, San Bartolomé, San Vicente y Granadinas, San George’s, Santa Lucía, San Martín, Surinam, Trinidad y Tobago e Islas Vírgenes.

También recomendamos

 

 

 

 

CONTÁCTANOS

Cuéntanos sobre tu proyecto

Nos complace escuchar tus ambiciones y determinar las mejores acciones para tu proyecto.

 

 

 

    * obligatorio