¿Por qué la Telemedicina tendrá desarrollo en Latinoamérica y el Caribe en la era COVID-19?

 

6 de julio, 2020

 

La práctica de la telemedicina en Latinoamérica y el Caribe, en adelante LAC, ha venido creciendo a un ritmo lento y heterogéneo en los últimos 20 años. Telemedicina se entiende como «la prestación de servicios de salud mediante tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en situaciones en las que el profesional de la salud y el paciente se encuentran en diferentes lugares». Como tal, la telemedicina promete reducir los costos y superar los desafíos derivados principalmente de las desigualdades en el acceso y la calidad de la atención médica.

 

¿Qué tan probable es que cualquier persona en LAC reciba servicios de atención médica de calidad, cuando lo requiera? Esta probabilidad depende de (i) la disponibilidad de recursos de atención médica: profesionales de la salud debidamente capacitados, instalaciones, equipos y medicamentos deben estar disponibles para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades. (ii) Si estos recursos están cerca de la población que los requiere y (iii) costo de estos servicios para los pacientes y sus familias.

 

A través de las TIC, los motores de la telemedicina, estos tres factores pueden mejorarse. Las TIC aumentan la disponibilidad de recursos médicos y llevan el conocimiento de escasos especialistas a áreas remotas. Por lo tanto, es posible reducir la necesidad de trasladar a los pacientes y, al mismo tiempo, recibir atención oportuna y reducir costos para las familias y el sistema de salud. En la práctica, esto es aplicable a varias especialidades médicas, incluyendo teleradiología, telecardiología, telepatología, entre otras.

 

En LAC, un mercado de aproximadamente 670 millones de personas, el compromiso de los países y territorios en el desarrollo de su infraestructura de TIC e implementar servicios de telemedicina a nivel nacional ha sido heterogéneo. A principios de la década de 2000, casi todos los países de la región generaron iniciativas público-privadas que empleaban infraestructura de TIC para capacitar a profesionales de la salud a distancia, y muy pocos, incluidos Costa Rica, Panamá y Uruguay, comenzaron a utilizar programas de teleconsulta. Las especialidades donde se ha realizado la teleconsulta incluyen oftalmología, radiología y dermatología (1).

 

Varios gobiernos en LAC han comenzado a reconocer la importancia de la telemedicina para atender las necesidades de sus poblaciones en gran medida heterogéneas. En Colombia, el marco legal y regulatorio para la práctica de la telemedicina comenzó a construirse a principios de 2000. Sin embargo, las regulaciones han demostrado ser insuficientes y no se acomodan al desarrollo de las tecnologías y sus implicaciones prácticas. Además, en Brasil, México, Colombia y Argentina, la falta de conocimiento tecnológico y de interés entre los profesionales de la salud ha impedido que la telemedicina despegue en todo en estos países. Curiosamente, México, Perú y Uruguay son los únicos países en los que la implementación de registros médicos electrónicos-EMR ha recibido cierto grado de atención.

 

Tres lecciones claves sobresalen respecto al desarrollo de la telemedicina en LAC. (i) Su éxito dependerá en gran medida del compromiso sostenido de los gobiernos. (ii) Este compromiso debe fundamentarse en colaboraciones público-privadas para llevar el conocimiento de las TIC a los profesionales de la salud y los sistemas de salud y (iii) generar suficiente participación ciudadana y de los mismos proveedores de salud.

 

Si estos tres factores se alinean para promover el éxito de la telemedicina en la región de América Latina y el Caribe, este mercado puede crecer de 1,57 millones de dólares en 2019 a 3,5 millones de dólares en 2024 (2). Sin embargo, a principios de este año, llegó un jugador inesperado que va a acelerar el desarrollo de la telemedicina en la región.

COVID-19 un impulso para la telemedicina

 

A pesar del creciente número de muertos y el fuerte impacto en la economía regional que COVID-19 está imponiendo en la región debido a cuarentenas y a las reglas de distanciamiento social, la situación parece estar impulsando una nueva forma de desarrollar interacciones médico-paciente con el apoyo de las TIC.  Datos de otras regiones del mundo ilustran esta tendencia; un informe de Mckinsey sobre el interés y el uso de la telemedicina durante COVID-19 en los EE. UU. Reveló que los servicios de telemedicina aumentaron entre 50 y 175 veces más que en el período anterior a COVID-19 (3).

 

Hospitales y centros de salud constituyen los mayores riesgos de infección. Sin embargo, pacientes y usurarios aún necesitan visitar estos centros por razones distintas a COVID-19. El uso de tecnologías inteligentes puede evitar la ida a un hospital para recibir atención no relacionada con COVID-19 y obtener el servicio deseado mientras está en casa. Esto es particularmente útil para proteger y atender a poblaciones de alto riesgo (ancianos o pacientes con morbilidades que podrían empeorar en presencia del nuevo coronavirus) que requieren atención médica constantemente.

 

Actualmente en LAC, la movilidad dentro y fuera de las zonas rurales es limitada y los profesionales y recursos de salud están distribuidos geográficamente de manera desigual. En medio de la situación desata por COVID-19, estos dos factores solo hacen que la atención médica en áreas geográficamente aisladas sea menos accesible para una fracción sustancial de la población. En LAC, el número promedio de profesionales de la salud por cada 10.000 habitantes oscila entre 9 y 49 (a excepción de Cuba, con más de 150). Además, esta fuerza calificada se encuentra principalmente en centros urbanos y tiene acceso limitado a áreas rurales. Si bien el distanciamiento social es la nueva regla, los centros de atención de salud y los pacientes en áreas rurales podrían beneficiarse enormemente de opciones de teleconsulta efectiva.

A través de la telemedicina, personas en áreas remotas pueden tener acceso a atención médica oportuna y de alta calidad, al tiempo que ahorran gastos y recursos. Por ejemplo, a través de un esquema de diagnóstico remoto, enfermedades endémicas claves se pueden detectar y tratar in situ, evitando la transferencia del paciente y ahorrando costos al paciente o al sistema de salud.

 

Telemedicina en la región de ALC en la era COVID-19 y más allá

 

COVID-19 llegó a una región con poblaciones que enfrentan cambios epidemiológicos rápidos y complejos. Tanto enfermedades infecciosas endémicas como las enfermedades no transmisibles (ENT) coexisten, configurando el heterogéneo panorama epidemiológico de la región de ALC. Las proporciones de transmisibles a ENT varían dentro y entre países. Si bien las enfermedades infecciosas son más frecuentes y mortales en las regiones y países de bajos ingresos, como Bolivia, Paraguay y Perú, las ENT se están haciendo más relevantes para los sistemas de salud en zonas urbanas de toda la región si bien, las ciudades albergan al 80% de la población. El envejecimiento de la población, la urbanización y los cambios en los estilos de vida están impulsando la prevalencia de las ENT en los países de ALC (4).

 

El desafío de la telemedicina en ALC durante la era COVID-19, y en el futuro, sigue siendo proporcionar alternativas efectivas para la detección de enfermedades transmisibles claves como la malaria, la neumonía y la diarrea (5), así como ayudar al tratamiento y monitoreo de los pacientes. con ENT, como diabetes y enfermedad cardíaca.

 

Con respecto a la malaria, el papel clave de la telemedicina es su diagnóstico. A través de la telemedicina el diagnóstico de malaria se realiza por correo electrónico enviando imágenes de frotis de centros desde atención de salud aislados, con modestos recursos de laboratorio, a expertos en centros especializados de salud principales. Aunque este enfoque está actualmente en práctica, se requieren mejoras tecnológicas para que los diagnósticos se puedan realizar de manera rápida y efectiva. Hasta ahora, hasta el 30% de los frotis transmitidos desde centros de atención aislados a hospitales de cabecera se consideran ilegibles (6), y la preparación y visualización de muestras requiere microscopios de luz conectados a equipos de cámaras para la digitalización.

 

La alternativa aquí es un microscopio acoplado a un teléfono móvil de transferencia de imágenes. Además, una tecnología que reemplace la necesidad de microscopios de luz puede ser aún más prometedora. Por ejemplo, un microscopio holográfico digital sin lente es dispositivo portátil que reconstruye digitalmente imágenes microscópicas de muestras en ausencia de lentes (7). En consecuencia, este tipo de microscopios puede hacerse mucho más pequeño, más liviano y a menor costo. La transmisión de imágenes todavía depende de la infraestructura de red móvil existente (6).

 

Con el aumento de la tasa de ENT como la diabetes, que afectan a las poblaciones urbanas en los países de América Latina y el Caribe, la telemedicina se convierte en una herramienta clave para el monitoreo de pacientes que padecen esta enfermedad. La diabetes clave para la telemedicina, principalmente por su asociación con la obesidad, enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, problemas respiratorios y de presión arterial alta, que también afectan a las poblaciones urbanas de ALC. Según el Banco Mundial, la prevalencia de diabetes ha alcanzado entre el 4% y el 8% en las poblaciones de ALC en los últimos 15 años, y se espera que aumente a un promedio del 12% para 2025 (8,9). Con una afección, como la diabetes tipo 2, la telemedicina ofrece a los proveedores de atención médica una ventana para mejorar el manejo de los niveles de glucosa en sangre de sus pacientes. Gracias a la teleconsulta, se puede verificar la adherencia de cada paciente a los regímenes de tratamiento y hacer un seguimiento cuidadoso sin que este tenga que salir de su hogar, se ausente del trabajo o deje de atender otras actividades programadas.

 

La enfermedad cardíaca se destaca como una comorbilidad de la diabetes con alto impacto en ALC y la telemedicina también puede desempeñar un papel clave en su atención y manejo. Un estudio recientemente concluido de la Red Latinoamericana de Infarto de Telemedicina (LATIN), que guió de forma remota casos de infarto al miocardio en Argentina, Brasil, Colombia y México, cumplió su objetivo de optimizar el triaje, la atención y el transporte de pacientes que acudieron centro de atención en localidades aisladas, aumentando la atención efectiva de emergencia y disminuyendo sustancialmente las tasas de mortalidad (10). El proyecto también demostró que se pueden lograr reducciones considerables en los costos de los encuentros de tele-emergencia, transferencias innecesarias. Si tales esfuerzos continúan, la telemedicina puede prosperar, como una forma efectiva de ayudar a los pacientes con enfermedades cardíacas en la región de ALC. 

 

Acciones para desarrollar la telemedicina en ALC

 

En la era COVID-19, y para el futuro, la telemedicina representa una alternativa segura para abordar las necesidades de pacientes bajo condiciones de movilidad limitada. Los gobiernos de ALC y sus sistemas de salud necesitan desarrollar y promover el uso de la telemedicina y su funcionamiento efectivo. Sin embargo, las compañías de telemedicina y TIC también deben demostrar a los gobiernos, pagadores y usuarios la necesidad y los beneficios de implementar soluciones telemédicas en la región.

 

Se necesita investigación para generar datos que aboguen por el uso la telemedicina tanto para las enfermedades infecciosas como para las ENT en la región de ALC. Ha llegado el momento de comenzar a generar y comunicar datos sobre soluciones telemédicas en un mercado grande y que requiere estrategias para sortear la inequidad en el acceso a los servicios de salud. A través de la investigación, compañías innovadoras de telemédicas pueden aprender cómo sus tecnologías y servicios se pueden adaptar a la infraestructura actual en la región de ALC, obtener información valiosa sobre este mercado objetivo y generar y comunicar datos que convenzan a las partes interesadas.

 

En Support Advisors Consulting Group, contamos con un portafolio de servicios de investigación de mercado y estrategia a empresas innovadoras y pequeñas de telemedicina y TIC que deseen explorar el mercado de América Latina y el Caribe. También ofrecemos gestión de investigación clínica y planes de estrategia de comunicación con las partes interesadas que aseguren un rápido acceso y desarrollo efectivo del mercado.

 

 

Referencias

 

1. https://www.cepal.org/en/publications/3001-health-latin-america-and-caribbean-progress-and-challenges

2. https://www.marketdataforecast.com/market-reports/la-telemedicine-market

3. https://www.mckinsey.com/industries/healthcare-systems-and-services/our-insights/telehealth-a-quarter-trillion-dollar-post-covid-19-reality?cid=soc-web

4. Barreto SM, Miranda JJ, Figueroa JP, et al. Epidemiology in Latin America and the Caribbean: current situation and challenges.Int J Epidemiol. (2012) 41:557-571. doi:10.1093/ije/dys017

5. Prieto-Egido I, Simó-Reigadas J, Liñán-Benítez L, García-Giganto V, Martínez-Fernández A. Telemedicine Networks of EHAS Foundation in Latin America. Front Public Health. (2014) 2:188. doi:10.3389/fpubh.2014.00188

6. Pham, N.M., Karlen, W., Beck, H. et al.Malaria and the ‘last’ parasite: how can technology help? Malar J (2018) 17: doi: 10.1186/s12936-018-2408-0

7. Yichen Wu, Aydogan Ozcan,Lensless digital holographic microscopy and its applications in biomedicine and environmental monitoring, Methods, (2018) 136: 4-16. org/10.1016/j.ymeth.2017.08.013

8. Aschner P. Diabetes trends in Latin America. Diabetes Metab Res Rev. (2002) 18 Suppl 3:S27-S31. doi:10.1002/dmrr.280

9. Calderon MN, Espinoza MA, et al. Diabetes in Latin America: Prevalence, Complications, and Socio-Economic Impact. Int J Diabetes Clin Res (2019) 6:112. doi.org/10.23937/2377-3634/1410112

10. https://cardiovascularnews.com/using-telemedicine-to-transform-the-management-of-acute-myocardial-infarction-the-latin-america-telemedicine-infarct-network-latin-experience

 

 

También recomendamos

 

 

 

 

CONTÁCTANOS

Cuéntanos sobre tu proyecto

Nos complace escuchar tus ambiciones y determinar las mejores acciones para tu proyecto.

 

 

 

 

    * obligatorio